Los gerentes y directivos necesitan dominar las habilidades para trabajar en equipos tanto dentro de su departamento como con equipos transversales. Esto es crucial para fomentar la colaboración, la eficiencia y el logro de metas comunes. Algunas características importantes que deben cumplir son:

  1. Compartir información: Los líderes efectivos comunican de manera regular y transparente la información relevante a su equipo. Esto incluye novedades normativas, procedimentales o cualquier otro aspecto que afecte el trabajo del equipo. Compartir información mantiene a todos informados y facilita la toma de decisiones informadas.
  2. Ofrecer ayuda y orientación: Los gerentes deben estar disponibles para brindar apoyo y orientación cuando los miembros del equipo lo necesiten. Al ofrecer ayuda, demuestran su disposición a respaldar a su personal y a ayudarles a abordar las necesidades y desafíos laborales.
  3. Escuchar y comprender: Los líderes deben tener habilidades de escucha activa y empatía hacia su equipo. Deben demostrar que valoran las necesidades y preocupaciones de los miembros del equipo, mostrando una comprensión real de las tareas que realizan. Esto promueve un ambiente de trabajo en el que se sientan escuchados y valorados.
  4. Elegir el momento adecuado: Es importante que los líderes elijan el momento oportuno para abordar ciertos temas. Evitar hacer comentarios o críticas en lugares o momentos inapropiados, como en presencia de otras personas o en lugares de paso, contribuye a mantener un ambiente de trabajo respetuoso.
  5. Fomentar el compañerismo y el ambiente de trabajo adecuado: Los líderes deben fomentar un ambiente de trabajo positivo y colaborativo. A través de sus decisiones y orientaciones, promueven el compañerismo y la colaboración entre los miembros del equipo. Esto contribuye a crear un entorno favorable para el trabajo en equipo y mejora la satisfacción y el rendimiento general.
  6. Defender y apoyar a los miembros del equipo: Los líderes deben preocuparse y respaldar a su personal, defendiendo su trabajo y asumiendo su responsabilidad como líderes del equipo. Esto genera confianza y seguridad entre los miembros del equipo, promoviendo un sentido de pertenencia y compromiso.
  7. Favorecer la participación: Los líderes efectivos buscan activamente la opinión y las aportaciones de los miembros del equipo y de otras personas relevantes. Fomentan espacios y momentos para la reflexión conjunta, demostrando que valoran y tienen en cuenta las contribuciones de todos. Esto promueve la participación activa y la generación de ideas.
  8. Transmitir objetivos y responsabilidades: Los líderes deben comunicar de manera clara y precisa los objetivos del departamento y las responsabilidades de cada miembro del equipo. Esto se realiza a través de reuniones periódicas del equipo, asegurándose de que todos comprendan claramente sus roles y contribuciones individuales al logro de los objetivos.
  9. Delegar responsabilidades: Los líderes efectivos saben delegar responsabilidades en los miembros del equipo, asignando tareas y funciones acorde a sus habilidades y funciones asignadas, siempre que puedan asumirlas por razón de las funciones asignadas y dejando claro que la responsabilidad final es de la persona superior jerárquica.