Cuál es la permanencia de un directivo

La permanencia de los ejecutivos se mueve cada vez más a períodos más breves, según un informe de Tendencias Globales, elaborado por Thinking Heads. Te explico por qué es importante:

Según Harvard Business Review, el tiempo de un ejecutivo en su puesto estaría limitado a los 4,8 años, debido a que, a partir de ese momento, los ejecutivos tienden a producir retornos decrecientes para los accionistas como resultado de desarrollar aversión al riesgo tras permanecer en el cargo por tanto tiempo

A medida que el ejecutivo acumula conocimiento, tiende a depender y confiar más de su círculo limitado e interno de información y reduce “su sintonía con las condiciones del mercado”.

En el informe, Luis Pardo (CEO de Sage Iberia) y Nathalie Picquot (directora general de Twitter España y Portugal):

1. Que no se dejen influenciar por el temor a tomar decisiones que entrañen algún riesgo. Para ello, deben adaptarse rápido a las nuevas situaciones que marca el mercado.

2. Aclaran que tomar riesgos, evolucionar y adaptarse es lo que mantiene con vida una empresa.

3. El consejo “debe ejercer su labor de asegurarse que el CEO sigue luchando por el interés de la compañía a largo plazo, así como maximizar su valor para los accionistas de manera segura.

4. Según Pardo, «Mientras que innovar o transformarse digitalmente tiene riesgos, es mucho más peligroso no cambiar».

Y concluyen que al ejecutivo  no debería preocuparle su tiempo de permanencia, sino por hacer lo mejor para la empresa y la sociedad, así como plantear estrategias que generen impacto a largo plazo, puesto que todas las empresas y sectores se encuentran en una época de transformación, y buscan apoyarse en sus ejecutivos para facilitar la adaptación a los cambios y nuevos entornos.

INTERESANTE APORTE

Y recuerda: Nunca dejar de cultivar tus relaciones ni tu Marca Personal, ya que a los ejecutivos les contratan internamente, y más con estos tiempos tan cambiantes. Lo mismo aplica a si tu objetivo es subir de puesto a mediano-largo plazo.

Fuente: canalceo, Thinking Heads y harvard business review.