Lo que la historia de Sylvester Stallone y su Perro nos enseñan de la Crisis

Lo que la historia de Sylvester Stallone y su Perro nos enseñan de la Crisis

La historia de Sylvester Stallone

Sylvester Stallone es toda una leyenda en Hollywood. 

Antes de tocar el cielo con la película Rocky, Sylvester Stallone sufrió, y mucho, para hacerse un hueco en el cine.

En 1975, con poco más de cien dólares en el banco y casado con Sasha Czach, estaba acostumbrado a ser rechazado por las agencias de cásting.

Su sueño era ser un actor de primera y no quería dedicarse a nada más, pese a que su mujer le insistía en buscar un oficio estable.

Su amigo más fiel era su perro Butkus, un bullmastiff al que apenas podía alimentar.

Cuando las cosas se pusieron realmente mal y Stallone llegó incluso a robar las joyas de su esposa para venderlas, no tuvo más remedio que deshacerse de su mascota.

Se fue a una tienda de licores y un desconocido le ofreció 25 dólares, un dinero escaso que aceptó a la desesperada.

Stallone ha asegurado en más de una ocasión que ese fue uno de los peores días de su vida y que se marchó del local entre lágrimas.

Dos semanas más tarde, Stallone acudió a ver un combate entre Muhammad Ali y Chuck Wepner en Ohio. Wepner, apodado El Sangrador de Bayonne, era un boxeador de 37 años, sin ningún título importante a sus espaldas y en el ocaso de su carrera, que resistió hasta el decimoquinto y final asalto dejando a todos los asistentes con la boca abierta.

El árbitro dio la victoria a Ali por KO técnico, pero el ganador moral de la pelea fue realmente Chuck, que tuvo la oportunidad de demostrar al mundo que un ‘perdedor’ como él podía llevar a la lona al considerado mejor boxeador de todos los tiempos.

Esta hazaña inspiró al actor para escribir el personaje de Rocky.

El guión lo tuvo listo en poco más de veinte horas, sin apenas dedicarle tiempo al sueño.

Así nació la historia del célebre “semental italiano”.

Tras picar algunas puertas sin éxito, los productores Irwin Winkler y Robert Chartoff vieron potencial en las palabras de Stallone y le ofrecieron 125.000 dólares por su historia!!

Sin embargo, Stallone quería protagonizar a toda costa la película y no cejó en su empeño por conseguirlo.

Los productores llegaron incluso a barajar la cifra de 350.000 dólares por el texto, pero no querían ni oír hablar de la posibilidad de considerar a Stallone como Rocky .

Preferían nombres de peso como los de Robert Redford o Ryan O’Neill, verdaderas estrellas de la época, pero la testarudez del actor no les dio tregua y al final accedieron a darle el papel principal a cambio de pagarle solo 35.000 dólares por su guión.

Sylvester Stallone y su Perro

Después de vender a su perro amigo por pocos dólares, pero ahora con el dinero en mano y los ánimos a tope por tener más cerca que nunca su sueño, lo primero que hizo Stallone fue intentar recuperar otra vez a su querido Butkus.

Regresó a la tienda de licores y esperó tres días a que apareciese el hombre al que había malvendido el can.

Le explicó los motivos por los que se había desprendido de él y le rogó que se lo revendiera. Al individuo no se le enterneció el corazón tras escuchar el emotivo relato.

Se negó en rotundo y no soltó al animal hasta que Stallone le puso sobre la mano 15.000 dólares.

Rocky se estrenó el 21 de noviembre de 1976 con un gran éxito de crítica y taquilla y obtuvo tres de los diez premios Oscar a los que estuvo nominada (película, director y montaje).

Butkus, que estuvo al lado de su dueño en sus momentos más bajos y también cuando alcanzó la fama, murió de un ataque al corazón en 1981.

Te puede interesar:

Luis Prado

Coach de Marca Personal y Corporativa. Capacitador en Social Selling. Experto en Técnicas de Búsqueda de empleo. Coach de LinkedIn y conferencista internacional. Con experiencia con empresas y personas en varios paises de Latinoamerica y España